Organismos Operadores: Su Remunicipalización a Nivel Mundial

Por: Dra Gloria Tobón de Garza. Asociación de Usuarios de Agua de SaltilloWater_ES_1

  1. INTRODUCCIÓN

En el número anterior de la revista Agua&Ambiente se presentó un resumen de la historia de experiencias de privatización a nivel mundial. En éste exponemos el proceso contrario: la remunicipalización de organismos operadores, la cual ha sido una tendencia creciente en los últimos años.

  1. HISTORIA 

A pesar de su importancia en los debates y políticas a favor de la privatización en el sector del agua, actualmente el sector privado opera menos del 5 por ciento de los organismos operadores a nivel mundial.

Más de dos décadas de experiencias acumuladas de privatización en todo el mundo demuestran que los resultados obtenidos no siempre corresponden a las promesas y compromisos pactados entre los gobiernos y las empresas privadas. Ha habido tanto buenas como malas experiencias, las primeras ostentadas por las empresas, los gobiernos involucrados y los organismos financieros internacionales, las segundas documentadas y presentadas por académicos y grupos de la sociedad civil.

Aunque las instituciones financieras y agencias de cooperación internacionales continúan estimulando y apoyando la privatización, las tendencias recientes indican que ésta se ha desacelerado desde finales del siglo pasado, debido principalmente a una combinación de tres factores: se subestimaron los riesgos, se sobreestimaron los beneficios y ha habido muchos problemas con los contratos.

De acuerdo a las empresas privadas y los organismos de crédito, los principales aspectos positivos de la privatización son: continuidad en el servicio, experiencia técnica y administrativa, aumentos en eficiencia y acceso a financiamiento. Sin embargo, diversos aspectos negativos han dado lugar a la remunicipalización de alrededor de 200 sistemas privatizados de agua en el mundo en los últimos 15 años. Éste número no representa un porcentaje importante en relación al total de los organismos privatizados (menos del 10%), pero hay muchas lecciones que aprender de estas experiencias, que los organismos públicos que estén considerando la privatización deben tomar en cuenta.

Los principales aspectos negativos de la privatización han sido:

  • Las empresas privadas han invertido menos de lo esperado.
  • Los precios de los servicios han aumentado para alcanzar la rentabilidad económica que requieren las empresas.
  • La eficiencia de cobranza ha aumentado mucho, pero no así la eficiencia física.
  • Por lo general no se han logrado las metas esperadas de acceso a los servicios de agua y drenaje para los usuarios de bajos ingresos.
  • Se han dado muchos casos de corrupción.
  • Los sindicatos se han debilitado.
  • La rendición de cuentas se diluye y es poco transparente. La supervisión de las empresas privadas ha probado ser más difícil que la de los organismos municipales.
  • En los casos donde no se alcanzaron los objetivos especificados en los contratos, éstos se revisaron, en lugar de hacerse cumplir.
  • Los efectos sociales (P. ej. cortes de agua a los usuarios que no pueden pagar, cobros altos por conexiones y reconexiones, etc.) y ecológicos pasan a un segundo plano o se ignoran por completo.
  • El agua que se abastece a la población es, en muchas ocasiones, de mala calidad. Los cortes del servicio que aplican las empresas a los usuarios que no pueden pagar han tenido efectos negativos sobre su salud.
  • Las empresas han infringido en muchos casos las leyes y normas de los países y ciudades en las que operan, muchas veces con el beneplácito de las autoridades correspondientes.
  • A pesar de las quejas de los usuarios y de las denuncias de grupos ciudadanos, en muchas ciudades y países los gobiernos no han tenido la autoridad y la competencia para controlar el comportamiento de las empresas privatizadas.

En la Fig. 1 del artículo anterior se mostraron los principales países que tienen -o han tenido- participación formal del sector privado en el suministro de agua urbana; la Fig. 1 de este artículo muestra los países donde se han remunicipalizado uno o más de los sistemas privatizados. Resulta evidente que tanto la privatización como la remuni-cipalización de los sistemas de agua han ocurrido en casi todos los continentes (con excepción de Oceanía).

MAPA REMUNINCIPALIZACION

Los países con mayor número de casos de remunicipalización hasta la fecha son: EE.UU. (59), Francia (49), España (12), Alemania (8), Argentina (4) y Hungría (3); los demás (incluyendo a México) sólo tienen uno o dos.

La Fig. 2 presenta las tendencias mundiales de remunicipalización en el periodo 2000-2014. Es evidente que estas tendencias son crecientes a nivel global y en los países de altos ingresos, los cuales concentran las tres cuartas partes de los casos en la actualidad.

Sin título-1

En la página web Water Remunicipalisation Tracker, disponible en http://www.remunicipalisation.org/, se puede consultar un resumen de las experiencias de 37 casos de remunicipalización en el mundo (18 en Europa, 6 en África, 5 en EE.UU., 5 en Latinoamérica, 2 en Asia y 1 en Canadá). Además, se presentan 11 casos de ciudades en las que se llevan actualmente campañas para recuperar los organismos privatizados (8 en Europa, 4 en Asia y 1 en Canadá).

A continuación se presentan -en forma breve- cinco casos famosos de remunicipalización  que tienen características diferentes. El lector interesado puede consultar información más detallada en la dirección http://www.remunicipalisation.org/; en Pigeon et al, 2013; en PSIRU, 2014 y en muchos otros artículos disponibles en internet.

Cochabamba, Bolivia (2000)

En 1997 el Banco Mundial ofreció a Bolivia ayuda para el desarrollo de sus sistemas de agua, con la condición de que el gobierno privatizara los de sus centros urbanos más grandes: El Alto/La Paz y Cochabamba.

[ File # csp7914419, License # 1686029 ] Licensed through http://www.canstockphoto.com in accordance with the End User License Agreement (http://www.canstockphoto.com/legal.php) (c) Can Stock Photo Inc. / shanin

En septiembre del 1999, en un proceso secreto y con un sólo postor, el gobierno boliviano entregó el agua de Cochabamba a la empresa Bechtel de EE.UU. En el corto tiempo -de 1999 a 2000- en que Bechtel tuvo a su cargo el sistema de agua de Cochabamba, los abusos cometidos (en especial el aumento de tarifas y la privatización del agua de lluvia) fueron tan grandes que desataron una serie de protestas conocidas como “Guerra del Agua”. A pesar de que el gobierno boliviano declaró la ley marcial, las protestas continuaron; en ellas la policía mató a un joven de 17 años e hirió a 170 participantes. En medio del colapso de la economía nacional y del aumento de los disturbios, el gobierno de Bolivia rescindió el contrato con Bechtel. La empresa inició un proceso legal, reclamando indemnizaciones por daños que ascendían a 50 millones de dólares (a pesar de haber invertido menos de 1 millón), pero finalmente retiró la demanda, después de intensas protestas por parte de los bolivianos y el apoyo de organizaciones de otros países.

Grenoble, Francia (2001)

En 1989, el Alcalde Alain Carignon tomó la iniciativa de privatizar los servicios de agua de la ciudad a la empresagrenoble-7527-30 EDIT COGESE (Compagnie de Gestion des Eaux du Sud-Est), filial de Lyonnaise des Eaux (ahora Suez). Como se demostró posteriormente, esta decisión fue influenciada por corrupción al más alto nivel: el alcalde recibió apoyo financiero para su campaña electoral y otros regalos, valuados en 2.7 millones de euros; para Suez, empresa matriz de COGESE, la privatización resultó una inversión muy lucrativa, a través de contratos adjudicados a otras filiales de la compañía, fraudes y falsificación de estados financieros. En 1995, después de un cambio en la composición del consejo de la ciudad, de una fuerte campaña realizada por activistas locales y de una serie de demandas, la ciudad decidió remunicipalizar sus servicios de agua. Alain Carignon, y dos directores principales de Suez fueron condenados a prisión y a pagar grandes multas, y un tribunal francés declaró que la privatización y las tarifas del agua eran ilegales. El contrato que debió haber durado 25 años se canceló. De 1995 a 2001, el sistema del agua fue manejado por una asociación público-privada, con participación del Consejo de la ciudad y de Lyonnaise des Eaux; finalmente, el ayuntamiento tomó la decisión de remunicipalizarlo por completo en marzo de 2000, lo que se hizo efectivo a partir del 1 de enero de 2001.

Atlanta, Georgia (2002)

Durante la década de 1990, los sistemas de agua y alcantarillado de Atlanta estaban en un estado de grave Centennial-Olympic-Park-in-Downtown-Atlanta-Georgiadeterioro. Su mala operación estaba afectando a varias comunidades aguas abajo, por lo que la ciudad fue condenada a pagar multas y sanciones por un total de $38 millones de dólares. En 1999, el Ayuntamiento firmó un contrato de gestión por $428 millones de dólares y una duración de 20 años con United Water -filial de la empresa francesa Suez- para operar el sistema de agua. La empresa prometió corregir los problemas existentes, aumentar la eficiencia y reducir los costos de operación de los sistemas de agua y alcantarillado. Dicho contrato de privatización era en ese momento el mayor firmado en los EE.UU. y las corporaciones del agua esperaban que les ayudara a allanar el camino para muchos otros en ciudades grandes de ese país.

El resultado fue deplorable. A pesar del aumento de las tarifas, United Water redujo los costos operativos, lo que ocasionó el retraso de miles de reparaciones, cargos a la ciudad por trabajos no realizados y la pérdida de 400 empleos. La ciudad perdió miles de millones de dólares debido a los sistemas ineficientes de medición de agua y facturación de United Water. En 2002, el Ayuntamiento decidió dar por terminado el contrato y retomar los servicios de agua.

París, Francia (2010)

Veolia y Suez, las dos empresas francesas que dominan el mercado mundial de servicios municipales de agua, operaron desde 1985 el sistema de abastecimiento de agua de la capital francesa en forma conjunta. louvre editEn 2008, el candidato a Alcalde por la izquierda prometió no renovar los contratos con dichas compañías, aduciendo aumentos de tarifas y pobre rendición de cuentas. El 24 de noviembre de ese año, el Ayuntamiento aprobó la propuesta del Alcalde. La producción y el suministro de agua se unificaron entonces en una nueva empresa pública, Eau de Paris, la cual comenzó a operar a partir del 1 de enero de 2010. Los resultados financieros en el primer año de operación fueron impresionantes: se logró un ahorro de 35 millones de euros, lo que permitió bajar las tarifas en un 8%.

Desde entonces Eau de París ha demostrado ser un proveedor público eficiente, transparente y responsable social, laboral y ambientalmente; ha otorgado dotaciones solidarias de agua a varias decenas de miles de hogares de bajos ingresos. La planeación ha sido eficiente, consistente y de largo plazo, la empresa ha demostrado una renovada actividad en la protección de los recursos hídricos, la investigación, la innovación y la sensibilización de los usuarios, a través de campañas para promover el uso de agua de la llave sobre el de agua embotellada, promoción del ahorro de agua y, en general, creación de conciencia sobre los problemas del agua en Paris y en todo el mundo.

Berlín, Alemania (2014)

Panorama-Brandenburg-Gate-in-Berlin-GermanyEn 1995 se vendió el 49.9 por ciento del sistema de agua de la ciudad (Berliner Wasserbetriebe, BWB) por 1690 millones de euros, en partes iguales a las empresas RWE Aqua Ltd. y Vivendi Environment (ahora Veolia). El proceso que llevó a la privatización fue muy criticado por antidemocrático y secreto.

El contrato de asociación público-privada (APP) que se firmó aseguró ventajas fiscales sustantivas a los propietarios públicos y privados, mediante un estatuto jurídico público, aunque las operaciones eran totalmente comerciales. A pesar de su participación minoritaria, las empresas privadas controlaron la gestión y se garantizaron grandes ganancias. Parte del problema fue que las ventajas de la APP para las empresas privadas estaban “escondidas bajo una fachada de legitimidad legal” a través de varios contratos públicos y secretos, los cuales no se podían renegociar o cancelar durante 30 años. Las consecuencias de la privatización fueron: un gran aumento en los precios del agua, la reducción masiva de empleos y una disminución considerable de la inversión en infraestructura. Desde las perspectivas social, democrática y de mantenimiento de la infraestructura, la privatización del sistema de agua de Berlín fue un desastre; en cambio, para los accionistas privados, RWE y Veolia, fue un negocio rentable.

En 2011 se llevó a cabo un referéndum, en el que la mayor parte de los berlineses votaron por la remunicipalización de su sistema de agua, la cual se hizo efectiva en 2014.

Resumen de los casos anteriores

Los logros comunes más importantes de la remunicipalización de los sistemas de agua han sido: se estabilizan los precios, y se cambia el objetivo central de lucro por el de prestación de un servicio público. A pesar de que las empresas privadas auguraron su fracaso, en general los organismos remunicipalizados han funcionado bien, aunque en algunos casos la transición no fue fácil.

  1. TENDENCIAS ACTUALES Y CONCLUSIONES

Más de dos décadas de experiencias privatizadoras en más de 50 países han demostrado que este proceso no ha funcionado en igual forma en todas las ciudades. Aunque en algunos casos la gestión privada ha sido satisfactoria -o por lo menos así lo creen los gobiernos federales, estatales y/o municipales de las ciudades en que los sistemas se han privatizado- en parte porque han dejado en manos del socio privado la gestión del agua y se han desentendido de la misma, en otros los problemas han sido tan evidentes que han dado lugar a la revisión y/o la cancelación de los contratos firmados entre los gobiernos y las empresas privadas.

A pesar de la presión de los organismos de crédito y de cooperación internacionales, varios países se han resistido a la privatización, entre ellos Escocia, Irlanda del Norte, Nueva Zelandia, Paraguay y Venezuela. Otros –que tenían sistemas de agua privatizados, como Uruguay (2004), Bolivia (2009), Italia (2011), y las ciudades de Madrid (2012) y Salónica en Grecia (2014)- aprobaron sendos plebiscitos o referendos en los que se prohibió la privatización del servicio.

También hay muchos buenos ejemplos de compañías del sector público que operan en forma eficiente y democrática en muchos países, incluido México, en donde algunas de las mejores empresas del ramo (P.ej. las de Monterrey, Tijuana y León) son públicas.

En Europa se lleva a cabo actualmente una campaña, “Right2Water”, la cual pretende eliminar la privatización del agua en ese continente. Desde febrero del 2014 se han efectuado varios debates sobre el tema en el Parlamento Europeo.

Con excepción de los casos en que se había terminado el tiempo de vida de los contratos, la remunicipalización no ha sido fácil. En la mayor parte de los demás casos, las empresas privadas se han aferrado a ellos. Un punto que las compañías privadas demandan incluir en los contratos de privatización es el arbitraje del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a inversiones (CIADI) del Banco Mundial, el cual –como la experiencia lo indica- protege los intereses de las empresas y no los de los gobiernos.

El retorno de las empresas privatizadas hacia el sector público se ha efectuado bajo diferentes fórmulas: desde el control estatal, provincial y municipal, hasta el de los propios trabajadores o la gestión comunitaria. Hay varios organismos públicos (p. ej. Eau de Paris) que ofrecen su asesoría a los organismos que se han remunicipalizado, a través de asociaciones público-públicas.

El Banco Mundial, además de otros bancos y agencias de desarrollo han concebido nuevos instrumentos para ofrecer mayores garantías a las empresas privadas, pero se mantienen reacios a apoyar a las empresas del sector público (PSIRU, 2009; TNI y CEO, 2005).

En una próxima publicación de Agua&Ambiente nos enfocaremos en la experiencia mexicana en la privatización del agua.gotita a&a

4. REFERENCIAS

Nota 1: Debido a que éste no es un artículo científico, sólo se presentan las referencias principales que se consultaron para corroborar la información que se presenta. Los lectores a los que interese información adicional, pueden ponerse en contacto con la autora por medio de la dirección de correo-e gtgarza99mx@prodigy.net.mx.

Nota 2: Las referencias de internet que se presentan a continuación fueron consultadas por última vez en marzo de 2015.

Autor: Agua&Ambiente

agua&ambiente es una revista digital mensual y gratuita. Nuestra misión es publicar y difundir información acerca de agua, medio ambiente, cultura ecológica y otros temas relacionados.

Tu opinión es importante. Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s