La privatización del Sistema de Agua de Saltillo

Fotos AGSAL

Por: Dra Gloria Tobón de Garza

Saltillo fue la primera ciudad del país en la que se aplicó el esquema de empresa mixta para la privatización de su sistema de agua. Desde febrero de 1997 hasta septiembre de 2001, año en que se privatizó, este sistema operó como organismo público descentralizado de la administración pública municipal.

La posibilidad de aumentar en forma rápida y significativa la eficiencia de cobranza representaba un gran atractivo para la empresa privada que eventualmente se haría cargo del manejo del organismo operador de Saltillo, ya que éste reunía las siguientes condiciones favorables: 1) La cobertura del servicio de agua potable era de 95% y la cobertura de medición de 92%;  2) La eficiencia física (de distribución) era de 46%, la de cobranza de 70% y la global de 32%, pero a pesar de estas ineficiencias, el sistema estaba en equilibrio financiero; 3) la Ley de Aguas de Coahuila contemplaba que se pudiera suspender el servicio a los usuarios morosos.

Este artículo presenta un resumen del documento “Cuestionamientos Ciudadanos a la Gestión de un Sistema de Agua Privatizado: El caso de Aguas de Saltillo”, el cual se encuentra disponible en internet (AUAS, 2015).

1. FORMACIÓN Y GESTIÓN DE LA EMPRESA MIXTA

El proceso de formación de la empresa mixta, criticado por la falta de participación ciudadana efectiva, fue promovido por Oscar Pimentel González, actualmente funcionario de CONAGUA, y conducido por la empresa Arthur Andersen, que en ese entonces era asesora contable de Aguas de Barcelona (AGBAR), única compañía que presentó una propuesta y ganó el proceso de licitación.

Iglesia Ojo de Agua, Saltillo; Coahuila

En agosto de 2001 el Cabildo de Saltillo aprobó la asociación del municipio con InterAgbar de México, cuya oferta financiera fue de $81.9 millones de pesos para hacerse dueña del 49% de las acciones del sistema de agua de la ciudad. El control administrativo y técnico de la nueva empresa Aguas de Saltillo (AGSAL), así como la responsabilidad de proveer a los usuarios un servicio básico ligado a un bien común quedaron en manos del socio privado, para el cual el agua representa una mercancía monopólica muy redituable.

Cabe anotar que en los dos años anteriores a la privatización los gobiernos estatal y municipal y la Comisión Nacional del Agua habían invertido en el sistema de agua de Saltillo cerca de 100 millones de pesos. Además, las autoridades estatales y municipales promovieron la participación privada, y le hicieron un regalo adicional a la empresa mixta: los edificios públicos, que hasta entonces no pagaban el agua, lo empezarían a hacer una vez que se privatizara el sistema.

InterAgbar de México prometió mejorar substancialmente y en forma rápida la gestión del organismo operador, de acuerdo a los siguientes indicadores: eficiencias física y de cobranza, porcentaje de usuarios con servicio diario, número de horas de servicio promedio y cobertura de agua y alcantarillado.

Fotos AGSAL
Tanque de Agua Nueva con 20,000 M3 de Capacidad. Actualmente se construye otro de la misma capacidad. Ambos, constituyen la única obra de infraestructura importante realizada por Aguas de Saltllo

Aunque son evidentes algunas mejoras en los aspectos administrativos y técnicos del sistema (p. ej. mejor control de la gestión mediante sistemas de cómputo, aumento de los días de disponibilidad de agua para un buen número de usuarios y de la eficiencia de cobranza), los elementos negativos, entre ellos: aumentos exagerados de tarifas por consumo y servicios diversos, nuevos elementos de cobro, violaciones legales, falta de transparencia, presentación de información incongruente y presumiblemente falsa, superan por mucho las mejoras.

A lo anterior hay que agregar la apatía y la complicidad de las autoridades municipales que han gobernado a Saltillo durante los casi catorce años de gestión de la empresa, las cuales se han desentendido de su obligación de velar por los intereses de los ciudadanos. Aparentemente para estas autoridades hay dos aspectos muy positivos de esta situación: no estar expuestas directamente a los golpes mediáticos por las fallas del servicio, y recibir dividendos anuales de varias decenas de millones de pesos sin tener que involucrarse.

Clasificamos en tres tipos los cuestionamientos a la gestión de Aguas de Saltillo: 1) jurídicos, 2) técnicos y 3) sociales.

1.1 Aspectos jurídicos

Aunque AGSAL indica que se apega estrictamente al marco jurídico existente, ha violado muchos ordenamientos legales que comprenden:

a) el Derecho Humano al Agua, establecido en el artículo 4° de la Constitución mexicana desde el 8 de febrero de 2012;

b) la Ley de Aguas para los Municipios del Estado de Coahuila;

c) la Ley General de Salud y la Ley Estatal de Salud;

d) el Decreto No. 295 de 1993, que creó el Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento de Saltillo;

e) el Código Municipal para el Estado de Coahuila; f) normas de la Secretaría de Salud sobre agua potable;

g) el Contrato de Asociación de AGSAL;  

h) el Contrato de Asistencia Técnica firmado por AGSAL e InterAgbar de México.

AGSAL ha sido acusada de fraude por presentar información incongruente entre sus diferentes documentos, y de presunta contabilidad doble por datos discordantes en sus cuentas públicas y sus Memorias Anuales. Además, viola el derecho humano al agua: a) por cobrar precios exorbitantes -que algunos usuarios no pueden pagar- por las conexiones de agua y drenaje; b) por suspender el abasto del líquido a los usuarios morosos, muchos de los cuales no cuentan con dinero para pagar el servicio, y menos aún la reconexión; y c) al no asegurar la potabilidad del agua que se suministra a los usuarios, por lo que más del 70% de éstos, según encuestas realizadas por CEAS, consumen agua embotellada, lo que afecta en forma negativa la economía de las familias de escasos recursos.

Una violación grave al Contrato de Asociación es el aumento de tarifas por encima del Índice Nacional de Precios al Consumidor, tema que se presenta con más detalle en la sección 2.3.

Cabe señalar que los incumplimientos legales de la empresa no han recibido ninguna sanción, debido a la falta de legislación adecuada o por el nulo interés de las autoridades en turno.

1.2 Aspectos técnicos

De acuerdo al “Contrato de Asistencia Técnica”, el socio privado de AGSAL (InterAgbar de México) debe “…proveer servicios técnicos que comprenden: Implantación y soporte de tecnología de clase mundial…, y demás actividades enfocadas a la excelencia del organismo…”.  Pero la “tecnología de punta” prometida por INTERAGBAR deja mucho que desear, y la “excelencia del organismo” está lejos de lograrse.

La falta de medidas de conservación y ahorro de agua, que sí realizaba SIMAS-Saltillo, ha ocasionado que los acuíferos de los que se surte de agua a la ciudad se hayan sobreexplotando durante la gestión de AGSAL, lo que podría conducir eventualmente a insuficiencias más o menos severas en el abasto de agua. Para prevenir esto, el Gerente de la empresa ha presentado al Consejo de Administración una propuesta para el desarrollo de nuevas fuentes, con un costo equivalente al triple del presupuesto anual del Municipio.

En relación con la extracción de agua de los acuíferos locales (única fuente disponible en la región), AGSAL ha manejado números dobles en diferentes documentos, como lo demuestra la gráfica siguiente:

GRAFICA COLOR

SIMAS-Saltillo reportó aproximadamente 52 millones de m3 de extracción en 1999 y 2000, para menos de 140,000 usuarios; AGSAL sólo 42.5 millones en 2001. En 2013, para 230,000 usuarios, AGSAL reportó 50 millones de metros cúbicos anuales de extracción. Además, en el periodo 2002-2007, la empresa reportó cifras discordantes en diferentes documentos.

Aguas de Saltillo no ha obtenido, en ninguno de los años de su gestión, el “Certificado de Calidad Sanitaria del Agua Potable”, requerido por la Secretaría de Salud (NOM-179-SSA1-1998); no ha podido resolver el problema de incrustación de tuberías por carbonato de calcio (sarro), lo que ha implicado el cambio periódico de muchos metros de tuberías y de gran número de tomas domiciliarias con cargo a los usuarios; tampoco el de presiones fuera del rango establecido por CONAGUA en varios puntos de la red de distribución, lo que ha dado lugar a fugas y roturas en la misma y en las instalaciones de los usuarios, etc. A pesar de esto, InterAgbar de México ha estado recibiendo pagos por asistencia técnica, que desde el 2013 superan un millón de pesos al mes (casi cien millones en el periodo 2002-2014).

Según datos publicados por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, IMTA (2015), la eficiencia 1 o de distribución (m3 distribuidos / m3 extraídos) ha disminuido en los últimos años: el máximo fue de 66.69% en 2011 y el mínimo de 59.90% en 2013. La eficiencia 2 o de facturación (m3 distribuidos / m3 extraídos), que en el 2012 fue 76.06%, en el 2013 bajó a 71.43%.

logo-aqualogyUna empresa del grupo AGBAR (Aqualogy) cobró por un software que se implementó en 2014 para facturación (Factory AquaCIS CF), el cual debió proveer a AGSAL como parte del contrato de asistencia técnica. Dicho software dio lugar a muchos errores que ocasionaron largas filas en las ventanillas de cobro y numerosas quejas de los usuarios; finalmente AGSAL tuvo que presentar una disculpa pública por los problemas ocasionados.

Fotos AGSAL
Aguas de Saltillo cortó la toma comunitaria por falta de pago. Foto del Pozo de dónde sacan agua.

La eficiencia de cobranza sí ha aumentado mucho (de 70% en 2002 a 90% en 2002, y a 98% en 2013), por la forma agresiva en que AGSAL realiza los cortes del servicio y el temor de los usuarios de no contar con un servicio vital. Como ya se mencionó, dichos cortes violan el derecho humano al agua y las Leyes General y Estatal de Salud.

Los aumentos en eficiencia física y de cobranza que ha reportado AGSAL le han valido a la empresa la obtención de varios premios nacionales, los que consideramos inmerecidos, pues se basan en información contradictoria y presumiblemente falsa.

1.3 Aspectos sociales

Un estudio realizado en Saltillo (Castañeda y Van der Fliert, 2007) señaló despidos de alrededor de 100 trabajadores sindicalizados al inicio de la gestión de AGSAL. Los despedidos denunciaron malos tratos, actos de intimidación y advertencias por parte de funcionarios de la paramunicipal, e indicaron que los finiquitos fueron mucho menores que lo que les correspondía en base a su salario y sus años de trabajo. La empresa ha acudido a la subcontratación (outsourcing) para las labores que antes efectuaban los trabajadores despedidos. Esto ha hecho que se reduzca año con año el número de empleados por cada mil tomas, de 2.9 en 2002 a 1.67 en 2013 (IMTA, 2015).

Fotos AGSAL
Aguas de Saltillo, exige que los usuarios firmen convenios de pago para el riego de Plazas y Parques públicos.


En relación a las tarifas por consumo, la sección 2.3 (Política Tarifaria) del Contrato de Asociación de AGSAL señala:

…Las partes acuerdan que los incrementos mensuales a las tarifas por los servicios de agua potable y alcantarillado serán iguales al incremento mensual en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) publicado por el Banco de México…

Sin embargo, ha habido siete aumentos de tarifas por encima de ese índice; seis de ellos en 2002 y 2003. A raíz de una auditoría de la Contaduría Mayor de Hacienda de Coahuila y de la presión de la Asociación de Usuarios del Agua AUAS, A.C., en octubre del 2004 el Cabildo de Saltillo acordó: “Disminúyanse las tarifas a la brevedad posible al no estarse de acuerdo con los montos cobrados indebidamente por encima de la inflación por parte de la Empresa Paramunicipal Aguas de Saltillo, S.A. de C.V., y el dinero que se cobró de más indebidamente, reintégrese a los usuarios con el interés correspondiente en un tiempo razonable.” El cumplimiento de AGSAL al acuerdo del Cabildo fue parcial, debido a que: a) la disminución de tarifas para los usuarios domésticos no correspondió a la totalidad de los aumentos; b) no hubo ninguna rebaja en las tarifas de los usuarios comerciales, industriales y gubernamentales; c) el reintegro de los sobrecobros fue de sólo 19-40% del correspondiente a los usuarios domésticos y de 5-10% para los demás.

Estos incumplimientos de AGSAL dieron lugar a una queja colectiva de cerca de 200 usuarios ante la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor (PROFECO) en noviembre de 2004, la cual se resolvió a favor de ellos el 15 de mayo de 2006, mediante una resolución de la Procuraduría que requirió a la empresa pagar una multa de $1.6 millones, la más alta aplicada por la delegación local de PROFECO durante sus años de gestión. La multa finalmente no se cobró porque AGSAL interpuso un amparo, que falló a su favor el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa en junio de 2007, sobre la base de que la resolución de PROFECO fue tomada y notificada fuera del plazo previsto en la Ley Federal de Protección al Consumidor.

En enero de 2012 el Cabildo autorizó a la empresa aplicar durante 22 meses aumentos mensuales de 1% y 2%, dependiendo del tipo de usuarios y de su consumo; dichos aumentos ascendieron a 24.5% y 54.6% en total por encima de la inflación.

El costo de los servicios diversos que proporciona la empresa (conexiones y reconexiones, factibilidades, cambios de toma, verificación de medidor, limpieza de drenaje, etc.) ha aumentado mucho en los últimos años. Debido a que no hay ninguna restricción en el Contrato de Asociación sobre los aumentos que se pueden aplicar a estos servicios, éstos han sido muy superiores a la inflación. Por ejemplo, un contrato básico de interés social, que en julio de 2001 costaba $1,937, en 2015 ya ha aumentado a $11,438 (casi 500% de incremento).

Fotos AGSAL
Sarro, extraído de un Tinaco

En visitas que miembros de la Asociación de Usuarios del Agua AUAS han realizado a diferentes colonias de la ciudad, se ha detectado que el cobro por conexión es, en muchos casos, muy superior al que presenta la empresa en su página web; por ejemplo, hasta de $14,300 en colonias populares, y de más de $30,000 en colonias residenciales en los casos en que el terreno es mayor de 800 metros cuadrados. Esto ha ocasionado que muchas personas no puedan hacer uso de sus viviendas por la falta del servicio de agua, o tengan que pagar el servicio de pipas y almacenar el agua en tambos, tinacos o aljibes.

La participación del Municipio (socio mayoritario de AGSAL) en la gestión de la empresa no es informada ni activa, ya que sus funcionarios no se han preparado para llevar a cabo el papel que les corresponde.  Tampoco han asumido su responsabilidad de defender los intereses de la ciudadanía, ni han mostrado disposición para hacerlo. El Presidente Municipal de Saltillo y el representante del Gobernador renunciaron desde el 2002 a sus puestos en el Consejo de AGSAL, dejándolos en manos de empresarios locales.

Varios grupos ciudadanos hemos sostenido audiencias públicas con los alcaldes en turno, solicitadas con fundamento en la Ley de Participación Ciudadana del Estado; en todos los casos la respuesta a nuestras inquietudes ha sido prácticamente nula.

El alcalde actual (2014-2017) de Saltillo, Isidro López Zertuche, firmó ante notario veinte compromisos, Fotos AGSALcuatro de los cuales están relacionados con AGSAL. Estos son: 1) que se preste especial atención al derecho humano al agua; 2) que se lleve a cabo una auditoría técnica y administrativa a Aguas de Saltillo; 3) que se adquieran acciones de Aguas de Saltillo, como lo estipula el Contrato de Asociación; y 4) que se vigile el cuidado y conservación del agua promoviendo una verdadera campaña de ahorro. Desafortunadamente ya han pasado más de 18 meses de la gestión de este Alcalde y no se ha empezado a cumplir con ninguno de los compromisos anteriores.

La empresa se ha caracterizado por su opacidad. La respuesta que en general recibimos los ciudadanos a las solicitudes de información que hemos hecho es que ésta es “reservada”. Además, AGSAL cobra una tarifa muy alta por la información que entrega ($6.00 + IVA) por hoja, en papel o en forma electrónica; y la Información Pública de Oficio que da a conocer en su página web no cumple con todos los requerimientos indicados en el capítulo tercero de la Ley de Acceso a la Información de Coahuila.gotita a&a

3. CONCLUSIONES

Los puntos expuestos en este escrito ameritan una explicación por parte de AGSAL y de nuestras autoridades municipales, que no hemos logrado obtener en casi catorce años de gestión de la empresa mixta.

En tres ocasiones (Viena, 2006; Perú, 2008 y Madrid, 2010) se ha llevado el caso de Aguas de Saltillo a las sesiones respectivas del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), el cual dio la razón a los ciudadanos que presentaron el caso (ver por ejemplo TTP, 2010). Desafortunadamente, los veredictos de este tribunal no son vinculatorios.

Consideramos imperativo que por lo menos: a) se revise exhaustivamente la contabilidad de Aguas de Saltillo, se lleve a cabo una auditoría técnica para todos los años de su gestión, y se castigue a quien resulte responsable de malos manejos administrativos y técnicos; b) se exija a la empresa cumplir con todos los requerimientos legales aplicables, incluyendo el derecho humano al agua; c) se adquieran acciones de Aguas de Saltillo, como lo estipula el Contrato de Asociación; y d) se promueva el cuidado y conservación del agua para reducir la sobre-explotación de los acuíferos.

4. REFERENCIAS

  • Aguas de Saltillo (2015), Contrato de Asociación, Memorias, Cuentas Públicas y otros documentos relacionados con la gestión de la empresa, disponibles en la página web http://www.aguasdesaltillo.com/index.php?id=transparencia.
  • Asociación de Usuarios del Agua de Saltillo AUAS (2015), “Cuestionamientos Ciudadanos a la Gestión de un Sistema de Agua Privatizado: El caso de Aguas de Saltillo”, disponible en https://aguayambiente.com/.
  • Castañeda, Norma –RMALC- y Lydia Van der Fleirt –CIFCA- (2007), “Estudio sobre el impacto social y medio ambiental de las inversiones europeas en México y Europa en el Sector Agua y Electricidad”, Primera parte: Agua, II. México, disponible en http://www.gloobal.net/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=1997&opcion=documento#s10. Consultado en julio de 2015.
  • Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, IMTA (2015), Indicadores del organismo operador de Saltillo, en “Programa de Indicadores de Gestión de los Organismos Operadores de Agua” (PIGOO), disponible en http://www.pigoo.gob.mx/Coahuila/Saltillo. Consultado en julio de 2015.
  • Tribunal Permanente de los Pueblos (2010), “La Unión Europea y las Empresas Transnacionales en América Latina: Políticas, instrumentos y actores cómplices de las violaciones de los derechos de los pueblos”, disponible en http://www.enlazandoalternativas.org/IMG/pdf/TPP-verdict_es.pdf. Consultado en julio de 2015.

Autor: Agua&Ambiente

agua&ambiente es una revista digital mensual y gratuita. Nuestra misión es publicar y difundir información acerca de agua, medio ambiente, cultura ecológica y otros temas relacionados.

Tu opinión es importante. Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s