Fragmentación de impactos mega-urbanos y umbrales hídricos

d.s.jeronimo-4

Por: Dr. Iván Azuara Monter (Centro de Estudios sobre la Ciudad)

Este importante evento se llevó a cabo durante los días 3 y 4 de Noviembre pasado en Logo UAMel “Auditorio Pedro Ramírez Vázquez” de la Rectoría General en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

GÉNESIS DE LAS CIUDADES

El establecimiento original de las poblaciones humanas obedeció a la disponibilidad de agua y alimentos, también a la posibilidad de producción y reproducción de los mismos (ruralidad y pesquería).

El espacio social se conforma a partir de relaciones de poder y excedentes de producción (Marx, Foucault, Lefebvre), así como la yuxtaposición de un conjunto de campos en el marco de las estrategias de la reproducción social (Bourdieu).

Un segundo ciclo de ocupación territorial obedeció a la construcción de relaciones de dominio regional en diferentes escalas y a través de diferentes modalidades culturales, con el consecuente establecimiento de destacamentos militares y zonas de avituallamiento.

La concentración poblacional facilita el intercambio de mercancías. Las ciudades siempre han sido centros de poder político, económico y militar.

HIPER-URBANIZACIÓN

Es un conjunto catastrófico de procesos lineales y progresivos que obedece a un modo de producción específico (Azuara 2010), que tiene su base en la producción del espacio social materializado en mega-urbanizaciones, resultado de los mecanismos de sobre-acumulación de capital, a través de procesos especulativos inmobiliarios y mega-proyectos urbanos asociados al cambio de uso del suelo (Singler 1978; Harvey 2006, 2010; Pérez Negrete 2009, 2013; Ramírez 2010), que en el caso de la Ciudad de México, incluye adicionalmente la sobre-explotación hídrica, la desecación de humedales y cuerpos de agua  (Azuara 2011) para posteriormente incorporar su superficie al mercado del suelo urbano.

El excedente de capital de este proceso acumulativo de producción de espacios se coloca como deuda y se materializa en la producción de ciudad, a través de la industria de la construcción, las desarrolladoras urbanas y las inmobiliarias transnacionales, aceitadas y apoyadas por mecanismos financieros internacionales BID, BM, FMI (Harvey 2006, Blim 2006) que además le proporcionan continuamente superficies de rodamiento a la industria automotriz, que a su vez garantiza un consumo creciente de hidrocarburos, causante principal (además de las múltiples guerras por sus reservas) de las emisiones contaminantes que producen alteraciones atmosféricas regionales, como es el caso de nuestra Cuenca de México; y que dichas emisiones resultan además en la alteración de la composición de las capas atmosféricas superiores que provocan el efecto invernadero.

423819_30907002

Un nuevo reacomodo del poder hegemónico, el impacto de la trasformación del espacio físico y la destrucción de ecosistemas que genera, ha sido tan acelerada durante los últimos años, que la destrucción del paisaje, producto de la mega-urbanización, ha rebasado los umbrales ambientales, que han permitido la evolución y la permanencia de la vida en el planeta. No sabemos todavía si de manera irreversible.

La maquinaria urbana económica produce espacios sociales bajo un mismo molde y modus operandi. La mecánica de la expansión material es aceitada por el capital financiero internacional.

El Estado Mexicano, por su parte, utiliza como estrategia de convencimiento social y ocultamiento de la destrucción ambiental la fragmentación de los Mega-proyectos urbanos, y la in-visibilización de los nodos y flujos que demanda la producción de ese tipo de espacio. El objetivo es eludir normatividades y ocultar los impactos ambientales acumulativos de mediano y largo plazo, y los diversos impactos urbanos de corto plazo, así como las sinergias negativas que detonan ambos tipos de impacto sobre el sistema regional metropolitano y la región centro del país.

En esta investigación se analiza la mecánica de la mega-urbanización de la Ciudad de México y su impacto sobre la dinámica natural de la Cuenca de México, con el objetivo de dimensionar el derecho de la ciudad en términos de la propia viabilidad metropolitana. Asimismo, pretende otorgar escalas analíticas manejables y medibles a la sustentabilidad, al tiempo que se le despoja del uso distorsionado y retórico que se  hace de este concepto, por parte de quienes ejercen el poder.

CAMBIO DE USO DE SUELO Y MEGAPROYECTOS

SOBREEXPLOTACION DE ACUIFEROS CONAGUA

El  incremento en el precio del suelo con el cambio de uso de rural a urbano es hasta de 10 veces su valor original. Muchos gobiernos de Estados Nacionales, en América y Europa han utilizado este opaco mecanismo para capitalizarse (Jordi Borja, com., pers.).

 

En México, este cambio de uso de suelo para la urbanización, se acompañó de cambios de tenencia de la tierra de bienes comunales y ejidos a propiedad privada, incluso utilizando la expropiación por causa de utilidad pública. Asimismo, los procesos de desecación y desagüe del lago, entraron también al mercado del suelo urbano, como sigue ocurriendo bajo otros mecanismos en la periferia del Ajusco, en la Sierra Chichinautzin y en algunas chinampas en Xochimilco. Además de este impacto hídrico se le suma la contaminación de los ríos temporales y perennes de la cuenca.

SUSTENTABILIDAD SIN VELOS

¿Cuál es entonces la capacidad de carga que tiene la Biósfera en su conjunto para soportar estos procesos entrópicos sin alterar la homeostasis del planeta, o simplemente su “estabilidad” en términos de resiliencia ecológica?

cruce shibuya

¿Cuáles son las capacidades regionales, en términos de resiliencia ecológica, que permiten  reducir la inestabilidad sistémica de la mega-urbe en términos termodinámico (islas de calor), trofodinámicos (impacto de la producción y abasto de alimentos) y metabólicos (la tasa de conversión del balance de todas las entradas y salidas del sistema urbano) ¿Cómo confinar los límites de cada proceso?

Y en una escala analítica con mayor nivel de resolución tendríamos que conocer ¿qué prácticas locales de manejo de recursos naturales, restauración ambiental y social, movilidad sustentable y autosuficiencia alimentaria, pueden contribuir a reducir la inestabilidad sistémica regional?

Se entiende aquí homeostasis como la capacidad de mantener un equilibrio dinámico o condición estacionaria dinámicamente estable a través de mecanismos de auto-regulación, precisamente en el nivel superior del sistema natural.gotita a&a

Autor: Agua&Ambiente

agua&ambiente es una revista digital mensual y gratuita. Nuestra misión es publicar y difundir información acerca de agua, medio ambiente, cultura ecológica y otros temas relacionados.

Tu opinión es importante. Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s